Anahata Yoga

Requisitos

Requisitos

  • Se requiere que los participantes tengan por lo menos un año de  experiencia de práctica regular. Durante el entrenamiento se les pide a los alumnos que sigan con  su práctica personal ya que ésta es una de las bases para poder enseñar. Se necesita de la condición física que te da una práctica consistente para poder tomar las clases de yoga de 2 o 3 horas del entrenamiento. Si tienes una práctica regular de yoga, es posible que estés mucho más preparado de lo que piensas. Estamos buscando alumnos con una base sólida en las posturas básicas y fundamentales.
  • Para ser aceptado en el programa se necesita que tu maestro actual llene la forma de recomendación adjunta en la aplicación o que vengas a tomar una clase de yoga a Anahata para que te conozcan y vean tu práctica los maestros.
  • Se recomienda llegar con 10 minutos antes de que empiecen las clases ya que se cerrarán las puertas 10 min. después de empezada la clase.
  • Tener una practica continua y constante de mínimo 2 veces a la semana durante la duración del entrenamiento.
  • Este curso requiere de un fuerte compromiso de tiempo y energía. Se deben completar todas las horas del entrenamiento,  y las tareas para obtener la certificación y el diploma.

Políticas de faltas:

Se necesita un 100 % de asistencia.

  •  Sólo se puede faltar a 5 sesiones (por ‘sesión’ entendemos las 4 horas de la mañana o las 4 horas de la tarde) y siempre y cuando se reponga. Cada sesión, ya sea de la mañana o de la tarde se repone en individual en 1 hora y tiene un costo de $1000 pesos la hora.
  • La asistencia completa a los 6 primeros días es un requisito, ya que son las bases sobre lo que se va edificando el resto del entrenamiento.
  •  Al llegar más de 10 minutos tarde no se podrá ingresar a la clase y  se contará como falta.  Recomendamos llegar unos 10 minutos antes para que acomodes tus cosas, tu tapete, etc. Es muy importante empezar la clase desde el principio ya que es toda una secuencia estructurada desde un inicio.

“Fue una experiencia inolvidable, aprendí muchísimo del yoga, de mi misma, de mis patrones de pensamiento, de cómo soy y cómo reacciono ante diferentes situaciones.  Definitivamente crecí, no sólo físicamente en la práctica, sino interiormente a nivel emocional, mental y espiritual. Reafirmé mi gusto y pasión por el yoga.”

                                  – Gaby Gutierrez